Nueva mentalidad empresarial tras el COVID-19

2020: el año que pasará a la historia

Este año capicúa va a formar parte de los libros de historia como el año en el que, durante “muchos días”, la población mundial permaneció encerrada en casa para poder prevenir el contagio y así, salvar las máximas vidas posibles.
 
La pandemia del famoso coronavirus (Covid-19) ha provocado una crisis a nivel internacional en aspectos económicos, políticos, laborales, etc. Nosotros nos queremos centrar en la crisis que se ha producido en el sector audiovisualsus empresas, un sector que se ha visto fuertemente afectado por la disminución de trabajo a causa del “confinamiento”.

Los que formamos parte del mundo de la comunicación nos hemos visto obligados a hacer un cambio de mentalidad, un punto de vista diferente hacia todos aquellos aspectos internos y externos que nos caracterizan como personas y como empresas. 

Cierto es que las semanas de confinamiento han hecho que dichas jornadas se hayan aprovechado para darle una vuelta a la realidad. 
Antes de seguir, permitirnos presentar a los contertulios que han participado en esta mesa redonda acerca de la nueva mentalidad tras el Covid-19. 
Ellos son:
  • Álvaro Antoñanzas (co-fundador de DeuSens y experto en tecnologías inmersivas y entornos virtuales).
  • Ainara Erney (socia gerente de Audidat Zaragoza y abogada especialista en protección de datos).
  • Alejandro Vallespín (cofundador de The Animal Brand y experto en Marketing digital).
  • Alejandro Calderón (cofundador de Herizont).
  • Alberto Olivan (cofundador de Hunteet y experto en gaming y comunidades de usuarios).
  • Jorge Brusau (¡Nuestro de fundador!)

Una nueva mentalidad

Lo que se está viviendo es una crisis; incluso la podemos comparar con la que tuvo lugar en 2008, una etapa en la cual surgieron cambios a niveles políticos, económicos, y por ello, cambios en las empresas.
 
La crisis sanitaria del Covid-19 ha hecho que todos nosotros nos veamos obligados a un cambio de mentalidad a nivel personal y profesional. En rasgos generales las tendencias habituales no van a cambiar, lo que sí que va a cambiar es la percepción que tenemos hacia ellas. 
 
Desde el punto de vista empresarial, no se ha visto venir un cambio tan brusco en la sociedad, por lo que ha sido vital estar preparados mental y estructuralmente para llevar adelante estas jornadas.
 
Dentro del sector audiovisual, como en otros muchos, se han normalizado técnicas de teletrabajo. Como aspectos positivos, esta forma de trabajar facilita la continuación de la actividad laboral en periodos de incertidumbre, pero todo realizado desde el hogar. Se sigue manteniendo el contacto con todas las personas que conforman la compañía, facilitando así la evolución de la misma y pudiendo dedicar las jornadas a trabajar aspectos que no se hubieran podido hacer durante las jornadas normales.
 
Desde un punto de vista negativo, se deja a un lado totalmente una de las cualidades inherentes al ser humano, e imprescindible en la comunicación. El socializar, el tú a tú, la necesidad de comunicarse en persona. No solo con las personas que conforman la empresa, sino también con los clientes. Se puede afirmar que el teletrabajo crea un aislamiento que puede repercutir negativamente si no se tiene en consideración.
 
Desde un punto de vista negativo, se deja a un lado totalmente una de las
cualidades inherentes al ser humano, e imprescindible en la comunicación. El
socializar, el tú a tú, la necesidad de comunicarse en persona. No solo con las
personas que conforman la empresa, sino también con los clientes. Se puede
afirmar que el teletrabajo crea un aislamiento que puede repercutir
negativamente si no se tiene en consideración.

¿Cómo suplir el aislamiento?

Lo importante en esta cuestión es seguir manteniendo el contacto, tanto con el cliente como con todos los que formen una compañía. Gracias a los medios digitales y tecnológicos, podemos seguir en línea directa a nivel interno y externo.

Mediante newsletters podemos seguir posicionándonos en la mente del cliente, mostrando que no nos damos por vencidos en una crisis así. Por otro lado, gracias a la tecnología inmersiva podemos hacer que el propio cliente forme parte desde un lugar seguro de experiencias de producto o servicios, como por ejemplo, la realización de un evento virtual donde en directo en varios países se puede hacer la presentación de un nuevo producto.
 

Iniciativas en plena crisis

Para solventar esa falta de comunicación en vivo y en directo, la creatividad ha de hacer su aparición estelar. 
 
Esta, unida a la tecnología y a los medios digitales, puede ser una gran aliada para generar contenidos propios que favorezcan la imagen de marca y el acercamiento al público objetivo.
 
Lo que nosotros proponemos es crear un ecosistema de trabajo desde el hogar, aplicaciones que faciliten la evolución de la empresa en tiempos de crisis, el teletrabajo en el sector audiovisual permite establecer una serie de herramientas que permitan a cada uno de los miembros del equipo, estar en absoluto contacto y con una rigurosa accesibilidad a la información, manteniendo la eficiencia en los trabajos realizados.
 
En Brusau Films somos defensores de aplicaciones como Slack (herramienta de mensajería instantánea para equipos de trabajo, como un WhatsApp profesional); SkypeOdoo (un CMR, aplicación de gestión comercial); o Asana (una herramienta para elaborar calendarios de trabajo).
 
¡Os invitamos a conocerlas, por si os resultan útiles en estos días de confinamiento ciudadano!
 
Nosotros hemos aprovechado estos días para elaborar propuestas y proyectos que incluso fomentaran la participación ciudadana:
 
#ColoreaTuVentana
#CuandoTodoPase

Nuevas comunidades

Mediante las videollamadas, podemos conseguir que muchas personas se conecten a la vez desde distintas localizaciones. Este ejercicio ha facilitado la creación de nuevas comunidades de usuarios, tanto dentro como fuera del mundo empresarial.

Estas nuevas formas de comunicar han hecho que se consuma contenido de forma distinta. En este caso podemos citar las nuevas comunidades que han “nacido” en terrenos de la música y la cultura (conciertos y eventos online), cocina (recetas desde casa), educación y formación (formas de aprender sin salir de casa), etc.
 
Cabe destacar que estas comunidades no tienen fecha de caducidad. Cierto es que han aparecido en estas fechas, pero pueden quedarse, evolucionar y plantear nuevas posibilidades transmediales que muevan cientos de miles de personas en cualquier faceta de la vida cotidiana.

¿Os imagináis llevar a la realidad los eventos de Instagram cuando todo pase?

Habilidades clave para superar este momento

Como ya hemos afirmado, la creatividad y la dedicación son uno de los puntos relevantes en este aspecto.

Seguir con la actividad laboral desde casa nos permite estar más atentos a aspectos poco trabajados durante periodos habituales, como por ejemplo, el contenido propio.

Para algunas empresas, estas fechas pueden considerarse como un parón, pero para otras pueden suponer unas jornadas de crecimiento. 

A nivel interno, tenemos que buscar ese “momento aplauso” dentro de nuestros equipos. Al igual que en nuestra nueva cotidianidad, cuando son las 7:55 p.m y todos estamos nerviosos para salir y aplaudir al esfuerzo de miles de profesionales del sector hospitalario, tenemos que encontrar una motivación en un proyecto, una actividad, un reto y apostar por él.
 
Grandes como compañías, como AUDI, Orange o IKEA han puesto en marcha campañas de concienciación, uniéndose al gran problema con el que convivimos y plantándole cara, trasladando un mensaje de confianza. Este aspecto es un punto a favor incluso para las pequeñas empresas, las cuales pueden unirse a la iniciativa mediante campañas creativas para que su actividad no se vea negativamente afectada.
 
Gracias a las herramientas tecnológicas, a los medios digitales, incluso con ayuda de terceros, se puede dar visibilidad a pequeñas empresas. Ahora es tarea de todos, sacar adelante nuestro día a día.

Esta crisis, a diferencia de muchas otras, nos ha pillado por sorpresa. No estábamos preparados humanamente, ni a nivel personal ni empresarial. La situación laboral ni mucho menos ha sido la misma para todos. Pero en estos días en los que hemos permanecido en casa, nuestra mentalidad ha dado un vuelco, una nueva forma de ver nuestro entorno y una oportunidad de aplicar la flexibilidad en el trabajo y de fomentar la creatividad para seguir cerca del cliente, fidelizando otros nuevos con formas distintas de comunicar y, por supuesto, mejorando el rendimiento y posicionamiento gracias al entorno digital.
Cerrar menú