¿Cuánto debo pagar por un vídeo para mi empresa?

Así es. La pregunta del millón.

¿Estás en plena búsqueda y esto es una incógnita para ti? Muy bien, vamos a ayudarte.

Hacer un vídeo para tu empresa no es cualquier cosa, es una decisión fundamental que va a afectar a tu imagen corporativa, y como tal, no debe tomarse a la ligera. La productora audiovisual que lo lleve a cabo tiene una gran responsabilidad, que es generar un contenido que hable por sí solo sobre tu compañía.

Esta claro que te vas a encontrar con diferentes productoras y por tanto con diferentes precios, entonces, ¿en qué características debes fijarte para saber cuál elegir? Te las contamos:

1. Lo primero es lo primero… ¿qué experiencia tienen?

Como en todo, la experiencia hace mucho. El portfolio de la productora audiovisual que elijáis hablará por sí solo. Una productora con experiencia visible, clientes satisfechos y la confianza de grandes marcas es señal de confianza y profesionalidad. También es cierto que nada te garantiza que una empresa con menos experiencia pueda realizar un trabajo mejor. De cualquier modo, estas características son señal de que vas por buen camino.

2. Pero… ¿en qué sobresalen?

La especialidad de la empresa es importante. Investiga en qué tipo de proyectos se especializan y échale un vistazo a alguno de sus trabajos previos. ¿Coinciden con el estilo de vídeo que buscas? ¡Punto positivo!

3. La cosa va bien… descubramos quiénes son:

Llegados a este punto y sabiendo que su trabajo os gusta, es hora de conocer al equipo. Es probable que tengan un apartado en la propia página web donde hablen de las personas que lo conforman. De cualquier modo, nuestra recomendación es que os reunáis con ellos. Si la experiencia de la productora audiovisual era uno de los puntos que más confianza podía daros, conocer al equipo es el otro pilar sobre el que se sostiene.

4. Ya ves tu vídeo más cerca…

En ese momento en que crees que ya tienes a la productora ideal para tu vídeo, no olvides fijarte en dos puntos fundamentales. El primero, que ofrezca un servicio adaptado y actualizado a lo que buscas en cada momento. Lo segundo, contrasta las productoras que más te han gustado, recopila las ideas mencionadas anteriormente y valora cuál es la mejor para tus necesidades.

Estos elementos serán los que deben guiarte a la hora de saber cuánto debes pagar por tu vídeo. Pero hay algo que siempre deberás tener en cuenta:

Estás pagando por un servicio que va a determinar la imagen de tu empresa y consecuentemente la visión que tus clientes y empleados tendrán de ella. Esto implica un gran trabajo por parte de la productora/agencia que elijas y en consecuencia, una responsabilidad que debe ser valorada por vosotros.

“Quien deja de hacer publicidad para ahorrar dinero, es como si parara el reloj para ahorrar el tiempo” (Henry Ford).

Deja un comentario

Cerrar menú